• Inicio
  • blog
  • La soledad del hombre (Tiferet) y el vacío existencial del Yo
El universo de Atzilut

El Universo de Atzilut (la Emanación)

Muchos alumnos me preguntan si es posible captar el universo de Atzilut. La Biná (‘el Entendimiento’) comprende conceptos. Parece que sería imposible ingresar en la Jojmá cosmológica (universo de Atzilut). El cabalista Ezra de Gerona dijo: "La facultad del pensamiento puede elevarse más allá de la raíz del alma". Esto significa que podemos pensar en el universo de Atzilut sin necesidad de ingresar en él.

El universo de Briá y el universo de Atzilut

En primer lugar, debemos definir la diferencia fundamental entre ambos universos. En el universo de Briá (la Creación), donde se encuentra la Biná, existe la secuencia de tiempo y espacio; en cambio, en el universo de Atzilut no existen estas variables. En Atzilut no hay limitaciones espacio/temporales.

Esto nos lleva a un problema: ¿cómo podemos captar la realidad fuera del espacio y del tiempo si nosotros somos entes construidos dentro de las variables condicionantes de espacio/tiempo? La mente puede trabajar fuera del espacio/tiempo, lo que se encuentra en el espacio/tiempo es la materia y, aunque la mente esté construida de materia, no necesariamente se encuentra limitada al universo de su material de construcción.

Así llegamos a la primera conclusión: podemos ingresar en Atzilut. Los mekubalim decían que pocos ingresaron en dicho universo. Se dice que el rabino Isaac Luria (el Santo Ari) fue uno de los pocos que comprendieron e ingresaron al universo de Atzilut.

Podríamos decir, por otra parte, que el universo de Atzilut no es un estado del ser; esto es, no se llega al universo de Atzilut y uno se queda allí, sino que, por el contrario, el estado de Atzilut es aquel en el que podemos salir de las variables condicionantes de espacio/tiempo y acceder a niveles intuitivos de la mente.

En realidad, el estado mental de Atzilut, que algunos cabalistas califican como “estado de concentración de nivel Alef”, es aquel en el que logramos unificar conceptualmente la realidad de modo de superar las contradicciones tangenciales del universo de Briá. Esto realmente es muy difícil, lleva años; pero, por supuesto, no es imposible y se puede practicar. En mis clases de cábala, lo que intento, y es lo más difícil para mí y para los iniciados, es romper las contradicciones de la realidad material.

Esta es la diferencia fundamental de pensar como Biná y pensar en el nivel de Jojmá. Es sabio, para la cábala, quien termina unificando su “yo” con el “todo” y destruye finalmente la última contradicción. Es el estado de Bitul (‘aniquilación del ego’).

El Bitul o la aniquilación del ego

Para el misticismo judío, el Bitul no es un estado permanente, sino transitorio. El “ego” puede ser destruido, pero no puede ser destruido el “yo”. El problema es que comprender el “yo” es imposible en el universo de Briá, porque el “yo” de Briá se encuentra siempre relacionado con el “ego” (con ser alguien o ser algo). El primer “yo” construido en el universo de Briá es un “no-yo” dentro del universo de Atzilut. ¿Qué dice la cábala? Podemos ser “yo” y “no-yo” de forma simultanea.

El físico judío David Bohm, en su conversación con el sabio hindú Krishnamurti, llegó a decir que no podía comprender el “no-yo” sino desde el “yo”. Krishnamurti decía que se podía llegar a un “no-yo” completo. Probablemente esta sea la diferencia entre la cábala y las técnicas hindúes. Todas las filosofías que nos llegan de la India tienden a la destrucción del “yo”. En cambio, la cábala propone el mantenimiento del “yo” en Briá y la experiencia del “no-yo” (Bitul) en el universo de Atzilut.

¿Qué problemas tienen las personas en esta realidad material? Si existen fuertes desequilibrios en su “yo”, ninguna persona puede ascender al “no-yo”. Si una persona quiere ascender con fuertes desequilibrios, utiliza la espiritualidad para solucionar las patologías psicológicas personales.

La idea es que una persona, antes de pensar en ascender al universo de Atzilut, debe equilibrarse en Tiferet. Como el equilibrio perfecto es imposible, siempre quedarán desequilibrios mínimos de la Tiferet. Esos desequilibrios mínimos se agudizan en el universo de Briá, por lo cual, nuestros conceptos pueden ser (y en general son) construcciones ideológicas de nuestro “ego” dentro del espacio y dentro del tiempo.

Dicho en otros términos: el problema más grave que podemos encontrarnos es ascender sin estar preparados para dicho ascenso. Creer que estamos preparados pero tener fuertes desequilibrios en el “yo”. Todos los desequilibrios del “yo” (en Tiferet) son los desequilibrios derivados de la tensión “yo-ego”. Si no es posible resolver la tensión “yo-ego” es imposible ascender al trabajo del “yo-no yo” que proponemos para adquirir la conciencia de Atzilut.

Así que partimos de la base de que la persona que estudia cábala ya tiene un trabajo previo de resolución de los conflictos más acuciantes de su centro tiferético.

Cómo ingresar en el universo de Atzilut

Volvemos al núcleo central del problema: ¿cómo ingresar en el universo de Atzilut? Particularmente tengo una estrategia que parte del concepto de la “oscilación”. Nosotros estamos acostumbrados a vivir nuestras experiencias e ideas dentro del universo de la Briá. Por tal motivo, debemos saber que no tenemos experiencia en el universo de Atzilut. Algunas personas especiales, con un alto poder mental natural, tienen acceso a Atzilut, pero no saben comunicarlo. La estrategia que propongo para la mayoría de la gente es ingresar en el estado mental intuitivo de Atzilut y salir de allí rápidamente para conceptualizar. Los conceptos de la Briá son herramientas de defensa de nuestra psique para comprender la realidad.

El problema por el cual no ingresamos en Atzilut es el miedo que tenemos a lo desconocido. Nos tenemos que familiarizar con los elementos que encontraremos en Atzilut. Por ejemplo, los colores preferidos, los símbolos, los sueños, las premoniciones, etc. Todos estos son elementos que nos relacionan con el universo de Atzilut. Sin embargo, la persona, en general, los deshecha porque no comprende estos símbolos. El cabalista zaragozano Abraham Abulafia (1240-1292) decía que las letras hebreas no eran herramientas para la construcción de las palabras, sino que en su génesis representaban potentes símbolos. Cuando en los cursos de cábala estudiamos la simbología de las letras hebreas entrenamos al alumno para que ingrese al universo de Atzilut.

¿Se puede ingresar en Atzilut?

Sí. El problema subyacente y el verdadero sentido de este ingreso es responder: ¿para qué?

 

Sobre el autor

MARIO SABÁN

MARIO SABÁN

Investigador y profesor de Cábala, especializado en la Cábala aplicada a la psicología, al desarrollo personal y espiritual del ser humano. Enseña cómo la Cábala puede ayudarnos a vivir una vida más plena y consciente, a ser más felices, por el camino del autoconocimiento personal con el método del Árbol de la Vida. Es doctor en Filosofía (2008), en Antropología (2012), en Psicología (2015) y en Historia (2016). Sus últimas obras publicadas están dedicadas a la Cábala: Sod 22: el secreto (2011), Maasé Bereshit. El Misterio de la Creación (2013) y La Cábala. La psicología del misticismo judío (2016).